Desmaquilladores

Desmaquilladores

La parte más aburrida de maquillarse es… desmaquillarse. Sin duda, existen diferencias entre los distintos tipos de desmaquilladores, y cada uno tiene sus secretos.

* La leche desmaquilladora no es imprescindible: tiene el agua como alternativa. Si le gusta el frescor del agua, disfrútelo. Afortunadamente, existen multitud de limpiadoras al agua que dejan la piel limpia, respetando su equilibrio y bienestar.

* La gran pregunta: ¿conviene desmaquillarse con jabón de tocador? No se va a hundir el mundo porque, por una vez, aproveche el jabón de manos para el cutis, pero eso no quiere decir que sea recomendable hacerlo siempre. Para empezar, el jabón no contiene los aceites necesarios para disolver el maquillaje, por lo que siempre deja restos de cosméticos. Además suele ser muy alcalino, con un pH 8 o incluso superior, mientras que el de la piel, que es ácido, gira en torno a un 5,5. Esta diferencia altera tanto la piel, que necesita casi 24 horas para recuperar su estado normal.

* No hace falta usar maquillaje para necesitar una crema limpiadora. Nada más lejos de la realidad. A lo largo del día, una finísima capa de sudor, sebo y células muertas, así como parte de la contaminación ambiental, se deposita sobre la piel.

* El secreto para encontrar la limpiadora que nos conviene: Hay que buscar la que está formulada para nuestro tipo de piel.

– Si tiene el cutis seco, puede optar por fórmulas que pueden aclararse al agua o bien retirarse con un pañuelo.

– ¿Nota la piel mixta, con zonas grasas (principalmente la barbilla, nariz y frente) y otras mucho más secas y tirantes, como las mejillas? Existen geles limpiadores muy eficaces.

– La piel grasa agradece especialmente el frescor del agua, y gana puntos usando jabones antibacteriales (en casos de acné) o espumas específicas para este tipo de cutis.

Pasos para una perfecta limpieza:

– Use siempre agua tibia, ya que si está demasiado caliente resecará la piel.

– Cree una emulsión frotando la crema limpiadora entre las manos y aplíquela sobre la cara humedecida.

– Extienda el gel haciendo círculos por toda la cara.

– Aclare con abundante agua hasta eliminar todos los restos.

fuente: 100x100bella.blogspot.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *