Cosmeticos Ecológicos – Diversidad de etiquetas

Cosméticos ecológicos

De venta en tiendas especializadas, aseguran su respeto al medio ambiente y la salud, aunque conviene actuar con precaución para evitar posibles fraudes

Diversidad de etiquetas

Otra forma de saber si un cosmético es realmente ecológico es exigiendo en el punto de venta una certificación ecológica que nos garantice su composición 100% natural. Sin embargo, la diversidad y falta de unanimidad de los logotipos que indican una cosmética ecológica certificada puede llegar a confundir a sus posibles consumidores.

Resulta muy fácil decir que un producto es de plantas y que luego el porcentaje se limite a una cantidad mínima acompañada de un montón de ingredientes de síntesis química

Como indica la responsable de Vida Sana, se trata de etiquetas privadas que vienen de otros países. El BDIH es un aval privado creado en Alemania específicamente por la industria de cosmética natural. El AIAB italiano proviene también de empresas privadas que certifican productos de alimentación ecológica, al igual que la etiqueta de la Soil Association de Inglaterra y la Ecocert de Francia. Por su parte, el label Cosmebio es de una asociación de empresarios galos de cosmética ecológica. Asimismo, el sello Demeter se aplica en todo el mundo para productos biodinámicos y también tiene una normativa para cosmética.

En España, según Montse Escutia, la asociación Vida Sana disponía del aval de «Producto Recomendado para la cosmética natural» pero desde principios de este año ha dejado de ser operativo. No obstante, afirma que están estudiando la posibilidad de sustituirlo por uno más adaptado a la realidad actual: «Tenemos la normativa elaborada aunque hemos de decidir si el sector está maduro.» Por su parte, desde el año pasado Ecocert ha abierto una sucursal en España que ofrece una certificación para la cosmética con el nombre de Ambicert.

Asimismo, otro de los problemas para los consumidores es su desconocimiento de la nomenclatura específica de los cosméticos (INCI). En opinión de Escutia, esto permite que a una empresa le resulte «muy fácil decir que su crema o gel de ducha es de plantas y que luego el porcentaje se limite a una cantidad mínima acompañada de un montón de ingredientes de síntesis química, muchos derivados del petróleo.»

Envases ecológicos

Además del contenido, el continente es otro elemento que también puede ser ecológico. En Estados Unidos, por ejemplo, las principales empresas de este sector, como Benefit, empaquetan casi todos sus envases con cartón reciclado.

Por su parte, la empresa brasileña Natura Cosmetics, que lanza anualmente una media de 200 productos nuevos, se ha propuesto reducir el impacto ambiental durante la producción de sus cosméticos. Por ello, todos los elementos de su paquetería se fabrican para poder ser reutilizados y tratando de ahorrar tanto en materias primas como en energía y agua.

fuente: consumer.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *