Cómo distinguir un cosmético realmente ecológico

Cosmeticos Ecológicos

De venta en tiendas especializadas, aseguran su respeto al medio ambiente y la salud, aunque conviene actuar con precaución para evitar posibles fraudes.

Los cosméticos ecológicos están elaborados de forma respetuosa con el medio ambiente, y no contienen sustancias irritantes ni tóxicas, según sus defensores. En España todavía hay pocos productores de cosméticos ecológicos, por lo que se suelen importar de otros países más asentados en este sector, como

Alemania. A la hora de adquirirlos, conviene actuar con precaución, porque la diversidad de etiquetas y la complicada nomenclatura de los productos cosméticos son aprovechadas por algunos fabricantes para denominar «ecológicos» a sus productos cuando en realidad no lo son.

Cómo distinguir un cosmético realmente ecológico

Según Rosa Flo, responsable de ventas en España de las marcas de cosméticos ecológicos Logona y Sante, los auténticamente ecológicos y naturales tienen como ingredientes mayoritarios productos de origen vegetal, con una base de aceites vegetales y extractos de plantas que estimulan la función regeneradora de la propia piel.

Por tanto, explica, «no contienen colorantes, conservantes ni fragancias de síntesis, parafinas u otros productos derivados del petróleo, ni materias primas derivadas de animales sacrificados y tampoco han sido probados sobre animales sino que han sido dermatológicamente probados sobre personas voluntarias para garantizar una alta tolerancia y eficacia en cada producto.»

Un champú o crema de aloe vera, manzanilla o té verde no garantiza que sea natural ni ecológico

Ahora bien, no hay una normativa común en Europa que permita distinguir con facilidad los productos de cosmética realmente ecológica de los que no lo son, como reconoce Montse Escutia, responsable del

Departamento Técnico y Formación de la Asociación Vida Sana. En cualquier caso, añade, los auténticos «eco-cosméticos» tienen en común los siguientes elementos:

  • Un porcentaje mínimo de ingredientes de origen biológico certificado que puede llegar hasta el 90% sobre el peso seco, ya que el agua suele ser un ingrediente bastante importante en la cosmética.
  • Un listado negativo de ingredientes no permitidos que incluye los de síntesis química más problemáticos, y la posibilidad de incluir un nuevo ingrediente permitido, ya que el mercado de los

    ingredientes cosméticos evoluciona constantemente.

Asimismo, también hay que desconfiar de las descripciones de envases que aluden a sus principios activos naturales. Como subraya Rosa Flo, «un champú o crema de aloe vera, manzanilla o té verde no garantiza que sea natural ni ecológico. El principio activo natural puede ser un componente muy minoritario y la base del producto ingredientes derivados del petróleo, colorantes, perfumes artificiales y conservantes de síntesis.»

Ecológicos vs. Convencionales

La normativa española sobre los productos de cosmética no permite la utilización de sustancias cancerígenas, mutágenas o tóxicas. Sin embargo, la responsable de Logona y Sante asegura que en las etiquetas INCI (la nomenclatura internacional de ingredientes en la cosmética) de muchos productos convencionales se pueden ver estos productos peligrosos: «Están en pequeñas cantidades permitidas, pero en muchos casos son productos de uso diario y se van acumulando en nuestro organismo.»

Por su parte, explica, los auténticos cosméticos ecológicos no contienen sustancias irritantes ni tóxicas que pueden causar alergias, irritaciones y otros problemas de salud, además del valor social y ecológico de no utilizar animales ni ingredientes derivados del petróleo.»

Asimismo, la responsable de la Asociación Vida Sana subraya que cada día se cuestionan más los efectos negativos de muchos ingredientes utilizados en cosmética, y cita en concreto los «parabenos» como «el caso más preocupante»: «Son sustancias que se utilizan como conservantes en la cosmética en cantidades muy pequeñas. Aunque ya hay investigadores médicos, como el Doctor Nicolás Olea de la Universidad de Granada, que ya han advertido de su peligrosidad al actuar como disruptores endocrinos, todavía están permitidos y son muy frecuentes en los cosméticos.»

En este sentido, la nueva legislación europea sobre registro, evaluación y autorización de sustancias químicas (REACH) requerirá a las empresas de cosméticos que informen sobre los posibles riesgos para la salud y el medio ambiente de las sustancias utilizadas en sus productos. Esta nueva normativa comunitaria acaba de entrar en vigencia el 1 de junio.

fuente: consumer.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *