Consejos para despues del sol

Cuando acaba el verano, es necesario poner atención a las consecuencias del seductor bronceado, y equipar a nuestra piel con los elementos necesarios para recibir al tiempo frío. Antes de entrar a hablar de peelings o tratamientos regeneradores pre-invierno, veamos qué podemos hacer para dar un shock de salud a la piel, borrando los aspectos nocivos de las exposiciones solares. Entre las resultantes más comunes de la exposición solar encontramos:

Aumento del acné: se produce porque el sol estimula la glándula sebácea, que responde produciendo sebo. Al haber mas grasitud en la piel aparecen puntos negros, granitos, pústulas (granos con pus) y pápulas (bolitas de grasa).

Pigmentación por zonas: se da generalmente luego de exposiciones prolongadas y contínuas que van modificando el color de la piel, y se manifiesta en distintos sectores de la cara y cuerpo. Tiene la apariencia de manchas negras o marrones que corresponden a una sobrecarga melánica – epidérmica.

El envejecimiento cutáneo: se presenta de diversas maneras como arrugas finas, profundización y aparición de surcos, manchas, engrosamiento y deshidratación de la piel. Todas estas manifestaciones se deben a las alteraciones de los tejidos producidas por el sol.

cuidado corporal

LOS ELEMENTOS ACTIVOS

Para reparar los perjuicios ocasionados por el sol y recobrar una epidermis aterciopelada y un cutis resplandeciente hay que tomar ciertos recaudos diarios, que se pueden intensificar con los de gabinete. Junto con los cuidados básicos -que todas conocemos aunque nos de pereza poner en práctica-, como tomar dos litros de agua por día y comer alimentos con caroteno (como zapallo y zanahoria) para prolongar el bronceado, existen dos elementos activos fundamentales para regenerar la epidermis y evitar la deshidratación: la vitamina A, no acida, que es regeneradora del epitelio; y la vitamina E, antioxidante, que evita la oxidación celular y, por lo lanto, el envejecimiento prematuro de la piel.

Ambas vitaminas penetran en la piel a través de diversos conductores como: liposomas, emulsiones, perlas biológicas y cremas post solares, que se venden en todas las perfumerías y farmacias, o que también pueden ser suministradas por los laboratorios cosmetológicos especializados. Veamos cuál de estas variantes es la indicada para cada caso:

Liposomas: son microesferas de origen natural, portadoras de principios activos biológicos, que penetran en las capas epidérmicas mas profundas, depositando allí toda su riqueza. Al fusionarse con las células, producen la reactivación de su metabolismo y funciones vitales. A partir de las primeras aplicaciones, los liposomas disminuyen la profundidad de las arrugas, reafirman y tonifican los tejidos, suavizan la piel y detienen la aparición de nuevos signos de envejecimiento. Se aplican con las yemas de los dedos en el rostro y cuello, masajeando suavemente para que se absorban totalmente. Como no deben estar en contacto con cremas hasta que penetren en las capas más profundas de la epidermis, se debe esperar unos 20 minutos antes de aplicar cremas humectantes o nutritivas.

Emulsiones: son cremas livianas que no dejan película oleosa, y están indicadas para usar en todo el cuerpo. Funcionan a nivel superficial, a diferencia de los liposomas que penetran a más profundidad. Además de la vitamina A y E, las emulsiones son vehículos indicados para transportar otros elementos, como colágeno y elastina, que sirven para mantener la elasticidad de la piel. Las emulsiones no se recomiendan en aquellas mujeres que tengan pieles grasas.

Perlas biológicas: son estimulantes y vivificantes. Se presentan en pequeñas esferas de uso superficial. Dentro de ellas hay aceites que aportan mayor elasticidad y emoliciencia a las pieles secas y deshidratadas. Tienen, además, la ventaja de proveer a la epidermis de varias vitaminas, ya que junto con la A y E aportan las cualidades básicas de la C y F.

Cremas postsolares: son las apropiadas para humectar y fijar el color. Estas cremas son capaces de devolver a la epidermis corporal la elasticidad, flexibilidad y suavidad perdidas. Contienen aceites vegetales, lo que les permite luchar contra el resecamiento de la piel. Además, aportan extractos vegetales que fijan el agua en la epidermis, aceite de flores que satina la piel, lanolina que es un gran aliado a la sequedad excesiva, elastina que fortalece los tejidos y extracto de hiedras,tranquilizante y relajante.

cremas-cosmeticos

CABELLO FORTALECIDO

El sol, los baños de mar, el cloro de las piscinas también dejan su impronta negativa en nuestra cabellera. Al llegar a esta altura del año, hay que dar un corte tajante a esa situación, y mejor que nada -valga la redundancia- es cortar las puntas resecas. Un segundo paso es aplicar geles y liposomas capilares diariamente, después de cada lavado. Se aconseja realizar baños de crema y aplicar crema de enjuague con el cabello húmedo y no retirar, para que quede más sedoso.

Una astucia que conviene tener en cuenta es aplicar, en los cabellos grasos baños de agua fría con el último enjuague, o agua mezclada con jugo de 1/2 limón para que el pelo quede brillante. En los cabellos secos y dañados convendrá usar un gel con colágeno para restaurar la base del cabello. En los institutos de belleza, además, se puede intensificar el área de regeneración capilar a través del masaje profesional y la ionización con colágeno y elastina.

1 comentarioConsejos para despues del sol

  1. belkis escalona dice:

    hola: me gustaria saber donde puede uno ir para que le enseñen a ploicar la queratina me intereza

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *