Como hacer jabon (II)

Cómo hacer jabón en sencillos pasos (II)

Es muy fácil trabajar con jabón moldeable: se derrite la base; se le añade un poco de color, fragancia y otros aditivos; ¡y de ahí al molde! Este proceso se llega a dominar muy rápidamente, con lo que pronto adquirirás la técnica y la confianza necesarias para despegar y atreverte con proyectos más complicados o, incluso, a crear los tuyos propios. Una vez que tienes los utensilios y materiales adecuados, sólo tienes que ponerte manos a la obra.

Primer paso: derretir la base jabonosa

* Cortar: corta la base moldeable con un cuchillo de cocina, como si fuera un trozo de queso. Si sabes cuántos gramos de jabón caben en tu molde y tienes una balanza para pesar la base jabonosa, podrás cortar la cantidad exacta que necesitas. Otra opción es hacerlo a ojo de buen cubero. Si te sobra jabón cuando has acabado, lo dejas enfriar en el cuenco. El jabón moldeable se puede recalentar y derretir repetidas veces.

* Derretir: la mayoría de la gente derrite el jabón al baño maría o en el microondas. Si lo haces al baño maría, espera a que se derrita la mayor parte, a continuación apaga el fuego, cubre el cazo y espera hasta que el jabón que todavía está sólido se derrita por sí mismo lentamente.

* En el microondas: derrite el jabón en un recipiente para microondas hasta el punto exacto en que pasa a estado líquido. Asegúrate de que la cantidad que vas a usar cabe en el recipiente. Caliéntalo en períodos de tiempo de 15 ó 20 segundos, removiendo entre proceso y proceso. Es conveniente tapar el recipiente mientras se calienta.

Ahora pon el jabón en un recipiente de cristal o de plástico transparente. Emplearás este mismo cacharro para añadir las fragancias y los tintes, y si es transparente, podrás saber con exactitud qué color has obtenido. La gracia de la base moldeable está en que se puede derretir una y otra vez, de manera que puedes utilizar las cantidades que te sobren en futuros proyectos.

Calentamiento:

Sea cual sea el método utilizado, no sobrecalientes el jabón. Si lo haces, pueden surgirte muchas complicaciones. En primer lugar, podrías quemarlo, haciendo que su base se volviera de color ámbar. También corres el riesgo de deshidratar la base o de hacerla más viscosa y opaca. Si añades colorante o esencia a una base que esté muy caliente, ésta hervirá enseguida y posiblemente se derramará, lo cual siempre es un peligro.

Recuerda, por último, que un sobrecalentamiento causa todo tipo de problemas técnicos: pueden derretir los objetos que hemos incluido en el jabón, así como deformar el molde, que tardará mucho más tiempo en enfriarse. Cuando ya sólo nos falta desmoldar la pieza para ver nuestra nueva obra de arte, la espera final puede resultar interminable…

Advertencia: el jabón caliente quema, igual que el agua hirviendo o la cera. Es conveniente llevar gafas de protección y guantes cuando manipules el jabón.

Segundo paso: añadir fragancias

Calcula la cantidad de fragancia con una cuchara de medición: añade de 1 a 3 cucharaditas por cada 1/2 k. de jabón (2% de fragancia aproximadamente) y remueve bien. Si no lo mezclas correctamente, la pastilla podría tener manchas de fragancia concentrada que podrían irritar la piel. Para perfumar el jabón puedes utilizar cualquier sustancia que no irrite la piel: tu perfume favorito, un aceite esencial, etc.

No emplees productos no aptos para uso tópico, como lo son algunos aceites para inciensos y popurrís. En caso de duda, no utilices el producto, o bien, haz una prueba sobre la piel para cerciorarte de que no hay peligro de irritación.

Es recomendable que perfumes el jabón antes de añadir el colorante, ya que el color de la fragancia y los aceites esenciales influirán sobre el aspecto final. Si quieres obtener una pastilla azul y le añades colorantes de este tono a tu jabón de limón, quedarás decepcionado al ver que éste se vuelve de color verde.

Tercer paso: añadir color

Existen diferentes tipos de colorantes: el líquido es el más práctico. Añádelo poco a poco y remueve hasta lograr el color deseado. Si utilizas colorantes sólidos, derrítelos primero en un cuenco aparte y añádelos a continuación al jabón. Si no, usa un cuchillo para cortarlo en trocitos y después echaéstos en el jabón derretido, removiendo bien hasta que quede todo mezclado.

Los colorantes en polvo pueden añadirse a veces directamente a la base jabonosa derretida. No obstante, procura que no se formen grumos. Aún así, lo más recomendable es mezclar aparte el colorante en polvo con agua y después añadirlo al jabón, hasta conseguir la intensidad de color deseada.

Cuarto paso: otros aditivos

Personaliza tu jabón añadiendo aditivos líquidos como aceite de almendras y vitamina E, o sólidos como la avena y la lufa en polvo. Al incorporar líquidos, mide la cantidad con una cuchara y añádelo al jabón derretido. Remueve bien durante 30 segundos. La cantidad depende mucho del aditivo.

Si no estás seguro, haz una pastilla de jabón de prueba utilizando sólo una cucharadita de aditivo por medio kilo de jabón y vuelve a hacer la prueba con una cucharada normal. Compara las dos pastillas obtenidas y así sabrás qué proporción te interesa más. Un exceso de aditivos le dará un aspecto irregular al jabón, lo enturbiará o aparecerán grumos.

Los aditivos sólidos, como la avena, tienden a bajar al fondo del molde cuando se vierte el jabón. Si te gusta así, perfecto. Si prefieres que quede repartido uniformemente, no viertas el jabón en el molde mientras esté todavía caliente, es mejor dejarlo enfriar en el cuenco, mientras remueves suavemente la mezcla de jabón y aditivo. Cuando se haya espesado, será el momento de ponerla en el molde.

Quinto paso: poner en moldes

Vierte el jabón directamente desde el cuenco al centro del molde. A continuación, pulveriza la superficie con alcohol para evitar que se formen burbujas indeseadas. Como moldes, puedes utilizar muchos artículos que encuentres en casa. Si bien es cierto que usar un molde de plástico para jabón o para velas es lo más adecuado, a veces no se puede evitar caer en la tentación de reciclar todo tipo de recipientes que tengamos en los armarios de la cocina.

Por ejemplo, los envases de yogures, la mitad inferior de los cartones de leche, los moldes de tartaletas y galletas… Te ahorrarás problemas si escoges moldes que tengan cierta flexibilidad y que permitan desmoldar el jabón fácilmente cuando se enfríe. El plástico, los envases de metal fino y los papeles resistentes al agua funcionan muy bien como moldes. En cambio, el cristal o la cerámica son demasiado rígidos. Si quieres usar un molde rígido, te recomendamos que antes pulverices el interior con un agente graso (como vaselina) que sirva para evitar que el jabón se adhiera a las paredes.

Desmoldar, usar y disfrutar

Dependiendo del tamaño de la pastilla y de la temperatura a la que estaba la base cuando la pusimos en el molde, el jabón se endurecerá en un espacio de tiempo que oscila entre 15 minutos y 2 horas. Sabremos si está duro presionando suavemente la superficie.

Para desmoldar, ponlo hacia abajo y haz presión sobre la base. El jabón debería salir sin problemas. Si no sale, puede que no esté lo suficientemente frío. Inténtalo de nuevo más tarde. Si, transcurrido ese tiempo, la pastilla sigue sin querer salir, pon el molde a remojo en agua caliente (procurando no mojar el jabón) en el fregadero o en un cuenco, déjalo en reposo durante 5 minutos y vuélvelo a intentar. Si ninguno de estos trucos funcionase, pon el jabón en el congelador durante 10 minutos y después pasa el molde por agua caliente.

En cuanto se haya enfriado del todo, ya puedes disfrutar de tu creación. Si prefieres no usar las pastillas inmediatamente, lo mejor para conservarlas es envolverlas en plástico. Así, evitaremos que el jabón se ablande o aparezcan gotas de humedad sobre su superficie.

fuente: bricolajeyhogar.com

8 comentarios

  1. YOLANDA dice:

    FELICIDADES POR LAS RECETAS,ME ENCANTAN, TODAVÍA NO LAS HE HECHO PERO ME VOY A PONER EN ELLO, POR FAVOR ME PUEDES DECIR: ¿LA BASE DE JABÓN ES LO MISMO QUE LA BASE DE GLICERINA?. POR LO QUE ENTENDÍ EN LOS COMENTARIOS ¿ESTOS PRODUCTOS SE CONSIGUEN EN LAS DROGUERÍAS?. ¿ LOS COLORANTES DEBEN SER ESPECÍFICOS PARA HACER JABONES?. PERDÓN POR TANTAS PREGUNTAS PERO ES QUE SOY NOVATA EN ESTO Y NO SÉ NI DONDE SE COMPRAN LOS PRODUCTOS. MUCHAS GRACIAS

  2. Carolina dice:

    muy buena, gracias por compartir tu receta, me quedo tan bonito que me dio pena usarlo. es la primera vez que hago

    algo asi.

  3. theraon dice:

    Muchas gracias por tu receta, el jabón sale perfecto,y por cierto Alejandro la base de glicerina la venden en las antiguas droguerias, por ejm, en Madrid hay una muy cerca de la Gran Vía y te venden todo hasta las esencias y los colorantes, saludos

  4. Alejandro dice:

    Bueno en estos dias se me metio en la cabeza eso de poder hacer mis propios jabones caseros ya ke vi en un programa local algunos de diferentes colores y escencias y algunos llevaban dentro hasta frutas como fresas y similares, pero donde puedo conseguir la base de jabon????

  5. Natalia dice:

    Ya lo hice y funcionó!!!!!!!

    Gisela ilustranos con la receta de tu «PAPI» para hacerlos mejor =)

  6. michelle dice:

    si la stupida de gisela en veez de decir qe no esta bien deweriia deCir qmO ze aCn zO peDaazO de qreiiDah Jvm!! wena zhiiqa zTa zOpr niiC* tv invezTiGacion esto me sirve thnkx__ =D

  7. Yamile dice:

    Me parece una idea genial. Ignorando el comentario anterior.Gisela si sabes la forma correcta de hacer jabones por que en vez de menospreciar el documento mejor lo complementas y nos cuentas como se hacen «correctamente»

  8. Gisela dice:

    Me parece ESTUPEDO… aun que te equibocaste por que asi NO es; vengo de una fabrica de Jabones,,,bueno mi papi tiene una..y asi no se hacen

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *